los ordenadores cuánticos con millones de cúbits están más cerca

Necesitamos ordenadores cuánticos con millones de cúbits. Los prototipos más avanzados que tenemos actualmente integran poco más de cien cúbits, y es un gran logro, pero si queremos utilizarlos para resolver problemas realmente significativos necesitamos que sean capaces de corregir sus propios errores. Y para lograrlo es crucial que incorporen muchísimos más cúbits que los ordenadores cuánticos actuales.

Durante la conversación que mantuvimos con él hace unos meses, Ignacio Cirac, el director de la División Teórica del Instituto Max Planck de Óptica Cuántica y uno de los padres fundacionales de la computación cuántica, nos explicó que para abordar problemas simbólicos necesitaremos tener varios millones de cúbits. Algunos investigadores creen que con 100 000 cúbits tal vez se pueda resolver algún problema específico, pero, en cualquier caso, hacen falta muchísimos cúbits.

El problema es que fabricarlos es difícil. Para que funcionen bien y nos entreguen resultados correctos deben tener mucha calidad, y, además, integrar muchos de ellos en un ordenador cuántico es muy complejo. De hecho, uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan las dos tecnologías más desarrolladas actualmente, los cúbits superconductores y las trampas de iones, es, precisamente, su escalabilidad.

Aun así, tenemos motivos fundados para encarar el futuro con optimismo. Y uno de ellos nos lo acaba de entregar Intel. Esta compañía ha conseguido por primera vez fabricar obleas de cúbits de silicio utilizando los mismos equipos fotolitográficos y esencialmente las mismas tecnologías que está empleando para producir chips CMOS convencionales. Esta noticia es muy prometedora porque abre de par en par la puerta a la fabricación de cúbits a gran escala empleando tecnologías que los productores de semiconductores conocen muy bien.

Tomado de : https://www.xataka.com/investigacion/intel-produce-cubits-sus-fabricas-chips-convencionales-ordenadores-cuanticos-millones-cubits-estan-cerca